Tratar la flacidez es uno de los mayores retos a los que se enfrenta cada día el médico estético. Desde hace años, manejamos técnicas de voluminización, pero más recientemente ha tenido mucho éxito la aplicación de hilos tensores de polidioxanona (PDO), también conocidos como “hilos mágicos” o “hilos japoneses”.

La principal característica de estos nuevos hilos tensores es que están fabricados con un producto reabsorbible (PDO) que ya tiene varias décadas de experiencia como material de sutura en cirugía. Esto demuestra su gran resistencia y un perfil de seguridad indiscutible.

Actualmente, basamos la mayoría de nuestros tratamientos en la combinación de dos tipos de hilos PDO: los hilos lisos tienen un efecto biológico de estimulación de colágeno, mientras que los hilos espiculados tienen un efecto más mecánico para vencer la flacidez.

Consulta nuestras guías de Información para pacientesConsultar Guías