“La mamografía con contraste ayuda en la estadificación del cáncer de mama y puede ser una alternativa a la resonancia magnética.”

Recientemente la mamografía con tomosíntesis ha incorporado esta nueva técnica, la Mamografía con Contraste. Consiste en inyectar a la paciente un contraste yodado (el mismo que se emplea en las pruebas de scanner) para posteriormente realizar la mamografía. Ese contraste será captado por los tumores mamarios y será representado en la imagen como una bombilla encendida en una habitación oscura.

Permite un incremento en la sensibilidad y especificidad de la prueba, ayudando a la detección de lesiones ocultas al aportar una información funcional.

Podrá ser en ciertos casos una alternativa/complemento de la Resonancia Magnética de Mama.

Consulta nuestras guías de Información para pacientesConsultar Guías