“Existen procedimientos quirúrgicos que disminuyen las posibilidades de desarrollar el cáncer por encima del 90%”

Sólo entre el 5 y el 10% de todos los cánceres de mama tienen un origen hereditario. La presencia de mutación genética en uno de los genes que hasta ahora se saben relacionados con el cáncer de mama supone un riesgo alto de desarrollar la enfermedad a lo largo de la vida.

Existen procedimientos quirúrgicos que disminuyen las posibilidades de desarrollar el cáncer por encima del 90%.

La finalidad de la cirugía no es solo reducir el riesgo de padecer un cáncer, sino también eliminar la preocupación y la ansiedad que se genera en estas mujeres al saber que tienen más posibilidades que otras mujeres de padecer un cáncer a lo largo de su vida.

Nuestra unidad de Consejo genético está integrada por un equipo multidisciplinar de profesionales (oncólogos, cirujanos oncológicos, cirujanos plásticos y psicólogos) que le informarán y ayudarán a resolver todas sus dudas.

Preguntas Frecuentes de la Cirugía de Reducción de Riesgo

¿Qué es una mastectomía de reducción de riesgo?

La mastectomía de reducción de riesgo es un procedimiento quirúrgico que elimina todo o casi todo el tejido glandular mamario (mastectomía subcutánea). Con esta intervención se reduce en más de 90% las posibilidades de que se desarrolle un cáncer en el futuro. Las mujeres que hayan recibido un asesoramiento correcto y tras haber sido bien informadas estarán preparadas para poder tomar la decisión de realizar la cirugía.

¿Cómo puedo disminuir el riesgo de padecer cáncer de ovario?

En cuanto al riesgo de desarrollar cáncer de ovario, se recomienda realizar una salpingooferectomía bilateral en todas las mujeres portadoras de mutación mayores de 35 años cuando ya hayan completado sus deseos de tener hijos. Esta intervención reduce el riesgo de cáncer de ovario en más de un 90% y tendrá un impacto positivo reduciendo el riesgo de cáncer de mama un 50-68% y disminuyendo la mortalidad total por cáncer.

¿En qué mujeres podría ser recomendable realizar una mastectomía de reducción de riesgo?

– Pacientes sanas con mutación en gen BRCA o en otros genes que aumenten el riesgo de padecer cáncer de mama.
– Pacientes sanas sin mutación conocida con antecedentes familiares muy marcados de cáncer de mama.
– Pacientes sanas sin mutación conocida con antecedentes personales de lesión premaligna o de riesgo de desarrollar cáncer.
– Pacientes sometidas a irradiación torácica antes de los 30 años de edad.
– Pacientes que han padecido un cáncer de mama y desean reducir el riesgo en la otra mama.

¿Se puede reconstruir la mama tras una mastectomía de reducción de riesgo?

Sí. De hecho, nosotros somos partidarios de realizar la reconstrucción inmediata durante la misma intervención. Es mucho mejor para la calidad de vida de la mujer y lo consideremos el procedimiento ideal.

¿Qué debo hacer si tengo mutación en BRCA y me han diagnosticado un cáncer de mama?

Las mujeres portadoras de mutaciones BRCA1/2 diagnosticadas de cáncer de mama deberían recibir información por parte de un equipo multidisciplinar sobre el pronóstico de su cáncer, el riesgo hereditario estimado de segundos tumores, las opciones de tratamiento y de reducción del riesgo, y las secuelas y efectos secundarios de estas medidas. De esta manera, la mujer podrá tomar una decisión guiada con información cualificada y así podrá recibir un tratamiento personalizado.

¿Qué controles y seguimiento hay que seguir tras una mastectomía de reducción de riesgo bilateral?

Periódicamente deberá someterse a nuevos controles. Es importante recordar que puede persistir el riesgo de carcinoma de ovario por lo que se recomienda continuar realizando seguimiento con su ginecólogo. En pacientes portadoras de mutación en BRCA puede ser recomendable someterse a la extirpación quirúrgica de las trompas y ovarios antes de los 40 años, cuando se hayan cumplido los deseos genésicos.

¿Cuáles son las alternativas a la cirugía de reducción de riesgo?

Es recomendable incluir a las pacientes de alto riesgo en nuestro programa de seguimiento de pacientes de alto riesgo.
Existen una serie de hábitos saludables que pueden ayudarle a reducir el riesgo de padecer un cáncer, como tener un estilo de vida sano realizando ejercicio físico regularmente, cuidar la dieta evitando las grasas saturadas y las carnes rojas, mantener un peso adecuado y evitar fumar.

En algunas personas podría recomendarse la toma de algunos medicamentos que han demostrado prevenir la aparición del cáncer – Quimioprevención.

Cirugía de Reducción de Riesgo

¿Tienes dudas sobre los tratamientos del cáncer de mama? Ver ahora