El programa de seguimiento en pacientes de alto riesgo está diseñado para poder detectar el cáncer en una fase inicial.

Las mujeres portadoras realizarán estudios de manera más regular y frecuente, empezando entre los 25 – 35 años o 10 años antes del cáncer del miembro más joven en la familia. De esta forma se aumentan las posibilidades de detectar el cáncer en una fase temprana, cuando el pronóstico es mucho mejor.

“Se ha demostrado que la detección del cáncer de mama en mujeres que tienen un alto riesgo de cáncer de mama es más sensible con resonancia magnética.”

Se ha demostrado que la detección del cáncer de mama en mujeres que tienen un alto riesgo de cáncer de mama es más sensible con resonancia magnética. Sin embargo, la mamografía puede identificar algunos cánceres que no se detectan con la resonancia magnética. Por eso, se recomienda hacer el seguimiento en estas mujeres con mamografía y resonancia magnética.

En el caso del cáncer de ovario se recomienda realizar un examen clínico, ecografía transvaginal y la determinación del marcador tumoral CA-125 en sangre.

Desafortunadamente no existe ningún método lo suficientemente eficaz para detectar el cáncer de ovario en estadios iniciales contrariamente a lo que conseguimos con las pruebas que utilizamos en la detección temprana del cáncer de mama. Por ello, la cirugía de reducción de riesgo en la prevención del cáncer de ovario está más que justificada a partir de cierta edad.

¿Tienes dudas sobre los tratamientos del cáncer de mama? Ver ahora