La reconstrucción híbrida mejora notablemente los resultados finales de la reconstrucción de mama. Es una combinación entre la reconstrucción con prótesis y la autóloga utilizando la grasa del propio paciente (Lipofilling).

La grasa se obtiene a través de la liposucción (se puede obtener de los muslos, del abdomen, o de la cara interna de las rodillas) y se utiliza sobre la mama para mejorar la forma y calidad de la piel mejorando de este modo la reconstrucción mamaria.

“La reconstrucción híbrida es la combinación de ambas técnicas”

Indicaciones de Reconstrucción Híbrida

Antes de la reconstrucción con prótesis, el cirujano puede utilizar grasa en el sitio de la mastectomía para aumentar el espesor del tejido y mejorar así la calidad de la reconstrucción posterior. En pacientes que han recibido radioterapia, los injertos de grasa mejoran el color y la calidad de la piel.

Durante la reconstrucción con prótesis, el lipofilling es un complemento fundamental para mejorar la forma de la mama y la calidad de la piel.

Después de la reconstrucción con prótesis, el relleno graso ayudará a corregir pequeñas irregularidades de la mama reconstruida, aportando tejido blando que recubre el implante con el fin de lograr un resultado más natural.

Ventajas de la Técnica

El procedimiento es mínimamente traumático y, a menudo se realiza bajo anestesia local y sedación y de forma ambulatoria, sin necesidad de hospitalización. Hay que tener en cuenta que puede ser necesario realizar más de una sesión para un resultado optimo.

Conoce todos los cuidados necesarios para antes y después de los tratamientosUNIDAD DE RECUPERACIÓN