¿Qué es el cáncer de mama?

El cáncer de mama se origina por la pérdida del control del crecimiento normal de los tejidos.

En los tejidos normales, el crecimiento de nuevas células y la muerte de células viejas se mantienen en equilibrio, es decir, que nacen y mueren el mismo número de células al día. En el caso del cáncer, este equilibrio se altera. Esto puede ocurrir como resultado de un crecimiento celular descontrolado o debido a la pérdida de habilidad que tienen las células normales de someterse a un “suicidio celular” mediante un proceso conocido como «apoptosis». La apoptosis o «suicidio celular», es el mecanismo mediante el cual las células viejas o dañadas se autodestruyen.

Los cánceres son capaces de diseminarse a través de todo el cuerpo mediante dos mecanismos: invasión y metástasis.

La invasión se refiere a la penetración directa de las células cancerosas en los tejidos vecinos. La metástasis se refiere a la habilidad de las células cancerosas para penetrar dentro de los vasos linfáticos y sanguíneos, circular a través del torrente sanguíneo y después invadir los tejidos normales en otras partes del cuerpo. Dependiendo de si se pueden diseminar o no por invasión y metástasis, los tumores se clasifican como benignos o malignos.

Los tumores benignos son tumores que no se pueden diseminar por invasión o por metástasis; por lo tanto, ellos sólo crecen localmente. Por el contrario, los tumores malignos son capaces de diseminarse por invasión y por metástasis. Por definición, el término «cáncer» se aplica solo a los tumores malignos.

Consulta nuestras guías de Información para pacientesConsultar Guías