Las técnicas de rejuvenecimiento facial incluyen una serie de tratamientos faciales mínimamente invasivos con el objetivo de conseguir un excelente resultado estético sin recurrir a la cirugía, de forma natural y progresiva.

El cuidado del rostro es mantener su armonía y atenuar las arrugas (e incluso prevenir su aparición). Éstas son las principales preocupaciones que tienen los pacientes que acuden a la Medicina Estética. De hecho, la cara es una estructura que debe tratarse como un todo, aunque sólo estemos trabajando una parte. La misión del médico estético es estudiar la repercusión que puede tener la modificación de un punto y qué actuaciones se deben acometer para armonizarlo con el resto.

Tras una valoración integral y personalizada de cada caso, asesoramos a nuestros pacientes sobre su tratamiento óptimo y realizamos un presupuesto personalizado.

Consulta nuestras guías de Información para pacientesConsultar Guías