Cirugía oncoplástica, una forma de cirugía de la mama que reduce el impacto emocional del cáncer de mama

Cirujanos

El diagnóstico y tratamiento de un cáncer de mama puede suponer un fuerte impacto emocional en la paciente. En muchas ocasiones, terapias oncológicas como la cirugía de mama, están vinculadas con secuelas y cambios físicos que afectan en gran medida a la autoestima de la mujer. Con el objetivo de mejorar su calidad de vida y facilitar su recuperación, el Centro de Patología de la Mama – Fundación Tejerina apuesta por la cirugía oncoplástica, una forma de cirugía de la mama mediante la que se realiza la extirpación del tumor con unos márgenes libres amplios y se remodela la mama al mismo tiempo, consiguiendo una mejoría en el resultado estético. Para ello, se utilizan principios y técnicas propias de la cirugía plástica combinadas con la cirugía oncológica.

“La cirugía oncoplástica es una forma moderna de entender la cirugía mamaria en el siglo XXI. Esta intervención permite operar un cáncer de mama, conservando el pecho y al mismo tiempo cuidando la estética y forma de la mama. Con ella, evitamos realizar una mastectomía al 70% de las pacientes que se tienen que someter a una cirugía por cáncer de mama, reduciendo el impacto psicológico de esta intervención”, expone el Dr. Antonio Tejerina, cirujano oncológico y plástico en el Centro de Patología de la Mama – Fundación Tejerina. Además, remarca que “es importante que esta operación la realice un equipo multidisciplinar, formado por un cirujano oncológico y un cirujano plástico, para tratar en común al paciente y su enfermedad”.

Antes de realizar este tipo de intervención resulta imprescindible que se realice un estudio previo de la mama para preparar un correcto plan quirúrgico.

“Hemos visto algo en el pecho derecho y no pinta bien. Lo primero que vino a mi cabeza fue mi hija, no quería perderme su vida», así recuerda Judit, de 44 años, una de las pacientes con cáncer de mama que fue operada hace unos meses con cirugía oncoplástica en este centro, el momento de su diagnóstico.

Fue su ginecóloga quien le remitió al Centro de Patología de la Mama – Fundación Tejerina. “Allí, de una manera rápida y eficaz comenzaron las pruebas para definir el alcance de mi tumor”, señala. “La segunda “bofetada” llegó con las pruebas protocolarias para descartar otras lesiones en mi cuerpo, eso me llenó de incertidumbre y, con ello, llegó la ansiedad mientras intentaba gestionar la situación a la espera de resultados. Después de multitud de pruebas, afortunadamente, empezaban a llegar buenas noticias, mi tumor estaba localizado, era el más habitual, conllevaría cirugía y después tratamiento preventivo”.

El siguiente paso fue la visita al cirujano, quien le explicó que debían extirpar el tumor y unas microcalcificaciones, lo que se podría traducir en quitarle gran parte del pecho o incluso practicar una mastectomía. Para evitar esta situación, el Dr. Antonio Tejerina le habló de la cirugía oncoplástica y cómo, a través de ella, podría mantener la mama afectada por el cáncer.

“Puesto que tenía el busto grande e incluso llegaba a limitarme en algunos aspectos de mi vida, como los continuos dolores de espalda o practicar deporte, se planteó la posibilidad de operar el tumor, reduciendo mucho el tamaño de mi mama para evitar malformaciones y, a la vez, reducir el pecho sano, algo que para mi podía ser una oportunidad de ganar salud y a la vez evitar el impacto emocional que conllevaría verme mutilada por la mastectomía”, explica Judit. Además, añade que “mi cirujano hizo un trabajo inmejorable, me extirpó el tumor maligno de mi cuerpo, conservó parte de mi mama y estéticamente se ocupó de que mis pechos quedarán exactamente iguales.

Con ello, consiguió que el impacto emocional de este proceso fuese menor y que incluso, en algunos momentos, llegase a olvidar que había tenido un tumor. Hoy en día, aunque aún estoy viviendo mi proceso oncológico y tengo que darme un tratamiento preventivo de radioterapia y después hormonoterapia durante cinco años, cada día que me miro al espejo, poco a poco, se van olvidando los malos ratos, la incertidumbre y la ansiedad vivida”.

Fátima Castaño, psicooncóloga en el Centro de Patología de la Mama – Fundación Tejerina, señala que “los diferentes tipos de mastectomía, sobre todo la mastectomía radical, implican un importante impacto en la vida de la paciente. Este tipo de cirugías repercuten en la imagen de la paciente afectando a un área corporal con mucha relevancia para su feminidad, autoestima y sexualidad. Una cirugía adecuada y adaptada a las necesidades y deseos de la paciente, es una herramienta en el proceso rehabilitador, ya que ofrece la posibilidad de recuperar y mantener la imagen anterior al diagnóstico, ayudarle a mejorar su autoestima, impactando positivamente en la relación con su cuerpo y su sexualidad”.

Así pues, el Centro de Patología de la Mama – Fundación Tejerina, anima a las pacientes a preguntar sobre esta técnica que permite un mejor resultado estético y ofrece una reconstrucción inmediata, reduciendo la radicalidad quirúrgica en el tratamiento conservador.

Qué es la cirugía oncoplástica

Frente a una intervención quirúrgica por cáncer de mama, la paciente puede ser intervenida mediante:

Mastectomía: se amputa el pecho afectado por el cáncer de forma completa y, si la paciente quiere someterse a una reconstrucción mamaria, puede realizarse en el mismo momento.

Cirugía conservadora: conserva la mama y únicamente se extirpa la zona afectada por la enfermedad. Pueden sufrirse deformidades en el pecho y pueden quedar asimétricas.

Cirugía oncoplástica: se realiza la intervención de extirpación del tumor reconstruyendo la mama en la misma intervención con su propio tejido.

El cáncer de mama en cifras

Según la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) en su informe «Las cifras del cáncer en España 2022», el cáncer de mama será el más frecuentemente diagnosticado en mujeres en España en 2022 (34.750). La supervivencia neta de este tipo de cáncer es del 86%.

Compartir:

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.